Servindi,11 de mayo, 2009.- Tres heridos, siete detenidos y varios desaparecidos es el saldo del desalojo ejecutado por la Dirección Nacional de Operaciones Especiales de la Policía Nacional del Perú (DINOES) para retirar a los indígenas awajún y wampis que habían bloqueado el puente Corral Quemado, en Amazonas.

Al respecto, el presidente de la Organización Regional de los Pueblos de la Amazonía Norte (ORPIAN), Cervando Puerta Peña, advirtió a las autoridades nacionales “que no se atrevan a generar, ni provocar un enfrentamiento entre la policía instalada en el puente”.

Horas después del bloqueo de la vía -crucial para el transporte entre la selva norte con Chiclayo y Trujillo-, las fuerzas policiales desalojaron el puente mediante el empleo de bombas lacrimógenas para dispersar a los manifestantes indígenas.”Varios fueron lanzados al agua desde arriba; no sabemos si fue por su voluntad o a causa del impacto de la bomba”, señalaron.
En tanto, las fuerzas policiales detuvieron a Nelson Antuash, Mateo Impi, Carlos Kakias, Joel Shimbukat, Oswaldo Tincho, Laspar Tiwi y otro aún no identificado.
Agregaron que el gobierno peruano “no tiene compasión de los hermanos awajún-wampis que lo único que hacen es reclamar sus justos derechos como pueblos originarios”.

“El Gobierno está empleando todas las fuerzas del estado (…) en contra de un pueblo pacífico y humilde cuya única arma es su presencia”, denunciaron.
“Nuestra gente no se va a retirar. Prefieren morir. Posiblemente han perdido a sus hijos porque ya han desparecidos”, concluyeron en la comunicación.